fbpx

El cambio de hábitos de los consumidores y la irrupción de nuevos actores financieros empuja a las entidades a reinventar su relación con los consumidores.

La banca vive una revolución tecnológica. Los cambios de hábitos de los consumidores, la penetración de Internet y la expansión de las nuevas tecnologías han empujado a las entidades a afrontar su digitalización para no quedarse atrás en un mercado cada vez más competitivo. Prácticamente todos los bancos han iniciado ya el paso a la esfera digital.

Según un informe elaborado por IESE y Synpulse Management Consulting, el 65% de la banca ya se encuentra inmersa en un proceso de digitalización y el resto de entidades está planeando cómo llevarlo a cabo.

El observatorio sobre Banca Digital, organizado por EXPANSIÓN, con la colaboración de Deloitte, analizó el grado de digitalización del sector financiero español con la experiencia y opinión de los responsables de las principales entidades.

Es también esta etapa del camino hacia la digitalización en la que las entidades se plantean automatizar procesos que permitan eliminar tareas manuales y repetitivas, mejorando la eficiencia y, en última instancia, buscando reducir costes que incrementen los márgenes de beneficio. “Hoy en día se están produciendo dos cambios importantes que nos obligan a replantearnos la forma de hacer banca. Primero, la tecnología ahora mismo nos permite llegar a digitalizar el servicio hasta el punto de que nuestro coste marginal debería ser cero. Empresas como Facebook son capaces de mejorar su beneficio sin incrementar los costes”, concluyó el director de Innovación de Bankinter.

WhatsApp WhatsApp Chat